Posts Tagged ‘cambio de carta’

Nueva carta de verano 2015!!!

19 junio 2015

Pulpo braseado

 

Por fin!!!

 

Ha costado, pero ya saben ustedes que somos minuciosos y nos gusta hacer las cosas bien.

 

Pues ya tienen aquí la nueva carta!!!

Consulten, consulten, a ver que les parece…

 

Versión en castellano

 

English version

 

¿A qué esperan para venir a probarla?   😉

De momento, para que vayan poniendo en marcha su imaginación, les dejamos arriba nuestro pulpo a la brasa con mazapán líquido de pimentón y ensalada cítrica.

Que lo de los nombres largos no es por enredar, sino por describir mas o menos con precisión…   😉

 

Y que sepan ustedes que en nada tenemos mas novedades…

Ahora en sus platos la nueva carta y muy pronto, en sus pantallas, mas sorpresas…

 

Un saludo a todos y BUEN VERANO!!!

Del Bulli al Algarrobo. A vueltas con la cocina molecular

7 febrero 2010

Ya hace unos días que Ferrán Adriá anunció el cierre de El Bulli desde 2012 hasta 2014, seguro que estáis al día de la noticia.

Como cada uno en su casa hace lo que quiere, pues bueno… aunque a Clara y a mí nos parece un poco indecente que, con la que está cayendo, y en la hostelería en particular, nos lo “dejen caer” de esta forma.

Después del iPad creo que ha sido la noticia con más repercusión mediática de estos días, exceptuando la triste realidad de la catástrofe de Haití.

Todos los restaurantes, en mayor o menor medida, utilizamos los avances que nos ofrece la tecnología para poder dar un buen servicio. Sin la cocina al vacío, por ejemplo, nosotros ni podríamos soñar con poder ofreceos nuestras preparaciones en un lugar tan relativamente apartado como nos encontramos y con nuestro nivel de trabajo.

Defendemos el uso de los últimos avances pero creemos que todo tiene un límite. El nuestro es claro: NO utilizar sustancias de síntesis ni aditivos artificiales. La única excepción en forma de “polvitos” que utilizamos es el E-410, de origen natural, y que nos permite lograr unos helados más cremosos, sin el efecto de “capas” y sin los indeseables cristales de hielo que se produce en los helados caseros. Una pequeña concesión (¿y confesión?…) que nos brinda el mediterráneo y tradicional Algarrobo.

Para los más curiosos decíos que también utilizamos cloruro sódico (sal), bicarbonato sódico (para los afamados bizcochos de Clara), ácido acético (en forma de varios tipos de vinagres y bien lejos de los vinos…) y jarabe de glucosa. Toda una locura de química aplicada a la cocina   😉

Dos años de parón para redefinir “la hoja de ruta del futuro de El Bulli” puede parecer, con la que está cayendo (insisto…), un poco excesivo si tenemos en cuenta que, por término medio, un cambio de carta radical se realiza en cualquier restaurante en un tiempo record de aproximadamente 2 meses de trabajo y todo ello sin cerrar, asimilando poco a poco la nueva carta al funcionamiento diario. Ahora estamos inmersos en el cambio de la nuestra, sé de lo que hablo.

Bien es cierto que no estamos, ni de lejos, en la misma división pero, al final, lo nuestro también se reduce a alimentar el cuerpo y el espíritu, emocionar y dejar un buen recuerdo en los paladares de nuestros amados (y esperados) clientes con la esperanza de que regresen y nos recomienden a sus amistades. Si no fuera por vosotros ya no podríamos seguir “jugando en la cocina” con la ilusión que lo hacemos, esperando ver vuestras expresiones de satisfacción al probar nuestras preparaciones.

Un restaurante se sostiene única y exclusivamente gracias a su clientela. ¿O no? Teniendo en cuenta las muchas noticias sobre El Bulli parece que también el modelo de negocio es diferente y pudiera parecer que el restaurante es, tan solo, un escaparate para mostrar todos los descubrimientos y experimentos de una potente industria alimentaria tras ellos.

No quiero ser mal pensado y me arrepiento de no haber podido cenar en El Bulli (¿quizá podamos en El Bulli II?) pero hay veces que todo se descontrola un poco y, con buen criterio, van a dar un frenazo para poner a punto, de nuevo, la maquinaria creada por este genio llamado Ferrán Adriá.

Al César lo que es del César.

Aquí os dejo, si no os he aburrido lo suficiente, una interesante entrada en un blog de hoteleros.